Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información sobre nuestra: Política de cookies

Líder en información
económica del negocio
del deporte

Lunes, 22 Abril 201912:19:32

Buscador

;Menu
Blog

La sostenibilidad de la ACB, un serio desafío

La sostenibilidad de la ACB, un serio desafío

Un grupo de cinco equipos de la ACB lleva meses presionando por la necesaria reforma de la competición y la importancia de no molestar demasiado a la Euroliga. Y las cuentas de resultados de Real Madrid, FC Barcelona, Baskonia, Valencia Basket y Unicaja revelan claramente la razón: a día de hoy, el baloncesto profesional español es deficitario si se quiere optar a los grandes títulos. Lícito, pero problemático si se analiza desde el punto de vista de la integridad de la competición y su relanzamiento comercial.

 

Varias consideraciones sobre ello, y la primera es evidente. Difícilmente la ACB podrá ser atractiva para todos los aficionados si cada año hay un grupo de clubes dispuestos a perder dinero para fichar a los mejores jugadores, mientras el resto trata de cuadrar sus cuentas como puede para no perder hasta la camisa por competir. Sorprende que, mientras en el fútbol europeo se habla de fair play financiero, en el mundo de la canasta nadie ponga coto.

 

En este punto, difícilmente pueden sostenerse los lamentos de Barça o Madrid sobre la presencia de jeques, emiratos y millonarios en clubes que hoy les disputan el fichaje de las grandes estrellas. En esencia, la actitud que critican en el fútbol es la que ellos adoptan con el baloncesto, pues como este mismo diario adelantó tienen previsto perder 50 millones de euros en 2017-2018 para luchar por la Euroliga y la Liga Endesa.

 

No obstante, el problema es claramente más profundo y requiere de un exhaustivo análisis del actual modelo de negocio de la competición y por qué, pese a ser el segundo deporte más practicado en España, sus ingresos distan tanto del fútbol. ¿Falla la estrategia audiovisual? ¿Está frenando eso la llegada de nuevos patrocinadores? ¿No se está sabiendo adoptar una política que incentive la asistencia a los pabellones? Son interrogantes que deberá contestar el próximo presidente de la ACB, a quien seguramente le ayudará una asociación más cohesionada de lo que lo es hoy.

...