Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información sobre nuestra: Política de cookies

Líder en información
económica del negocio
del deporte

Jueves, 18 Julio 201908:58:36

Buscador

;Menu
Blog

Barra, Deportistas

Barra, Deportistas

Mi rutina diaria, muy a menudo incluye un espacio para desayunar solo. Ahí es cuando invierto la soledad y la tranquilidad del momento, incluso en un lugar público, para ponerme los auriculares y escuchar un podcast que sigo.

 

El otro día escuché uno de mis favoritos, The Business of HYPE, dirigido por la leyenda del diseño y streetwear Jeff Staple y parte del universo Hypebeast, donde una serie de entrevistas se sumergen en las exitosas carreras de conocidos creativos, creadores de marca y empresarios de diversos rincones de la cultura juvenil (según su propia descripción).

 

En ese episodio en particular, la entrevista fue una charla en el 2018 con Michael Camargo, un consultor de márketing estadounidense con raíces colombianas, mejor conocido por las masas como Upscale Vandal. Fue una entrevista genial, profunda y sincera, como todo lo que he escuchado hasta ahora en la serie, pero algo justo al principio me enganchó y me ha dado algo para pensar y escribir en los últimos días: Upscale Vandal representa a la nueva generación de empresarios. La personificación de la Slash Generation (la traducción libre sería Generación Barra, por el símbolo informático). El puesto profesional que es más que trabajos o títulos individuales, es una combinación de habilidades que conforman lo que esa persona es y produce.

 

 

 

 

El término, Slash Generation, me hizo pensar casi de inmediato sobre el movimiento More Than Athletes que explotó y despegó después de que Maverick Carter, consejero delegado de de Uninterrupted y SpringHill Entertainment, acuñó el término a raíz de la controversia en torno al Juego de Estrellas de la NBA de 2018. Pero también en una entrevista con LeBron James y Kevin Durant, en un programa patrocinado por Uber y sus comentarios sobre el clima político que impera en los Estados Unidos. Sin dar luz a los instigadores, solo diré que es inconcebible que los ciudadanos no tengan permitido emitir sus opiniones sobre cualquier tema, solo por el hecho de que son atletas o celebridades.

 

De vuelta al punto. La referencia cruzada fue inmediata, y sacó a la superficie los muchos ejemplos que conozco de grandes atletas que desean extender su alcance intelectual y empresarial, mucho más allá del campo de juego. LeBron James y su conglomerado de medios (que incluye Uninterrupted y SpringHill Entertainment); Kosmos Holding de Gerard Piqué (que entre muchas cosas, han transformado el tenis internacional y la Copa Davis, con una gran lista de socios y un respaldo de 25.000 millones de dólares), atletas como Victor Cruz o Dwayne Wade, que han invertido su talento, recursos e interés en la moda y en la creación de diferentes líneas de colaboración en ropa y calzado. O Kevin Durant con una compañía de medios e inversiones en plena ebullición, bajo su empresa paraguas 35 Ventures. Stephen Curry incluso ha relanzado una marca y un producto, Palm, a través del trabajo de colaboración funcional que él y sus socios realizan en SC30, Inc.

 

Esto no es reciente; leyendas como Derek Jeter, fundadora de The Players Tribune y líder del grupo de propietarios de los Miami Marlins de MLB; Serena Williams con una empresa de inversiones y una extensa cartera de bienes raíces, o Alex Rodríguez, quien comenzó su conglomerado de bienes raíces mientras jugaba, y ahora se está expandiendo a otras áreas como fitness y ropa deportiva.

 

 

 

 

Uno de los más notables es la leyenda de la NBA Kobe Bryant, quien no solo tiene su propia corporación en Kobe Inc. y un estudio ganador de un Premio de la Academia llamado Granity Studios, también ha establecido una gran empresa de capital riesgo centrada en medios, tecnología y datos llamada Bryant Stibel Investments.

 

A través de la misma ha invertido en The Players Tribune o la empresa de educación china VIPKid, por nombrar algunas, mientras que su inversión personal más famosa hasta el momento es su ganancia de 3.000% en la bebida deportiva BodyArmor, después de sus 6 millones de dólares iniciales. La inversión fue revaluada por una inversión de Coca-Cola en la empresa.

 

Además del negocio con fines de lucro, todos dedican tiempo y recursos para hacer el bien en las comunidades de las que forman parte, como el ejemplo de los hermanos estrella del fútbol, Thiago y Rafa Alcántara, quienes no solo tienen su propia agencia de gestión deportiva, The Players Management, acaba de lanzar su Alcantara Family Foundation para trabajar con jóvenes de zonas urbanas de Brasil, Alemania y España, con el objetivo de fortalecer el empoderamiento y los hábitos saludables que impactan la nutrición y la educación.

 

 

 

 

Como ellos mismos dicen, “la mejor manera de ayudar al futuro de los niños es facilitarles arreglar su presente”. Ese mismo compromiso vemos con Pau y Marc Gasol, que más allá de sus diferentes intereses de negocios, desde las inversiones en la industria de la restauración de Pau, hasta Marc que es propietario de un equipo de baloncesto profesional, tienen a la Fundación Gasol estableciéndola como una luz guía en la lucha contra la obesidad infantil, y la creación de conciencia en pro de la salud y el bienestar.

 

Definitivamente, los atletas son competidores en el campo de juego, y mucho más. Son hombres de negocios/filántropos/empresarios entretenidos /líderes de pensamiento, y un largo etcétera.

 

En la lista de atletas más altos pagados de Forbes 2019, los 10 mejores se combinan para un total de 942 millones de dólares en ganancias este año, de los cuales 335 millones de dólares (36%) provienen de acuerdos de patrocinio. En algunos casos, el respaldo supera con creces los salarios/premios como es el caso de Roger Federer o LeBron James. Hoy en día, las grandes estrellas respaldan los productos y servicios que les apasionan.

 

 

 

 

He tenido la suerte de estar cerca de diferentes atletas, sus gerentes, marcas y propiedades, y el hilo conductor en la actualidad es la necesidad de abarcar las posibilidades que los intereses y pasiones de los atletas podrían permitir para la construcción de modelos de negocio sostenibles y duraderos. Como consultor en la industria, recientemente mis días están llenos de conversaciones con diferentes partes interesadas de la misma sobre cómo generar valor.

 

Ya sea creando una empresa para multiplicar las riquezas ganadas como deportistas, a través de la inversión y el empoderamiento de los empresarios que crean productos y servicios en los que los deportistas creen, o aventurarse en los medios de comunicación, y el desarrollo de otras industrias tradicionales, siempre creando los mecanismos para empoderar a las comunidades de las que provienen y en las que viven.

 

Son más que atletas, y eso puede llevarlos a generar más riqueza que sus ganancias como deportistas profesionales. Tomad nota de la Slash Generation.

 

Sugerencias de podcasts:

 

- Business of Hype

- El Podcast de CMO

...