Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información sobre nuestra: Política de cookies

Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información sobre nuestra Política de cookies.

Líder en información
económica del negocio
del deporte

Sábado, 29 Abril 201721:23:13

Buscador

Menu
Fuera de juego

De los 'wearables' a las 'apps': nuevos recursos del entrenador 3.0

Jueves, 23 Febrero 2017 — 04:57
Patricia López
Temas relacionados
Compartir
Me interesa

El auge de los wearables ha democratizado el acceso a la monitorización de la salud. Se trata de tecnologías que antes sólo estaban al alcance de los deportistas de élite y del sector sanitario, pero que ahora también pueden utilizar los entrenadores y el ciudadano de a pie. Sin embargo, muchos de estos profesionales defienden que estos dispositivos ni complementan ni sustituyen el trabajo del preparador físico, aunque admiten que son una herramienta de apoyo adicional que facilita su labor.

 

Así se desprende de las valoraciones recogidas por Palco23 para la serie de reportajes elaborada por este diario y patrocinada por Life Fitness sobre la importancia que tendrá la tecnología en el futuro de la industria de la actividad física. Según Miguel Rojo, fundador de la empresa de entrenadores personales Mr Trainers, los weareables y el entrenamiento personal son dos tendencias que están íntimamente relacionadas porque “ayudan al trabajo del preparador físico, haciendo registros y control de una gran cantidad de valores que sirven para poder entrenar mejor”.

 

En un momento en que estas herramientas se han convertido en un fiel aliado de los deportistas profesionales y amateurs, ¿cómo ha influido su proliferación a los entrenadores personales? El centro de entrenamiento personal Koa Center ha incorporado una aplicación corporativa para volcar los informes de los clientes, que desde su teléfono móvil pueden comprobar su progreso. Según el director deportivo del club, Fito Florensa, “recomendamos el uso de Runtastic a los usuarios que quieren salir a caminar o a correr porque mide su evolución y registra sus objetivos”.

 

entrenarme entrenador 3.0 segunda foto
Existe una dicotomía entre los entrenadores personales que utilizan wearables para hacer un seguimiento de sus clientes y los que rechazan esta tecnología. / Entrenarme

 

Más allá de amenizar el entrenamiento de los clientes con aplicaciones que miden su rendimiento y evolución, estas apps también ayudan al técnico y han supuesto una evolución en su método de trabajo. Paco Luna, entrenador personal, considera que los wearables y las aplicaciones le ayudan a recabar información sobre sus clientes con el fin de “interpretarla para saber desde dónde iniciar el trabajo físico” o “cuando cambiar la estrategia”. En su opinión, estas tecnologías han evolucionado su manera de trabajar porque “me ayudan a saber con más rapidez si la planificación está siendo efectiva o si debo modificarla”.

 

Estas plataformas también le permiten estar en contacto permanente con sus clientes. “Me envían sus datos de variabilidad de la frecuencia cardíaca cuando se despiertan, y así puedo saber si su recuperación ha sido la correcta o si debo darme más tiempo de descanso”.

 

Sin embargo, no todos los entrenadores dan la misma relevancia a estos sistemas. Guillermo Alvarado, director del centro de entrenamiento personal Performa, afirma que “quién confía en un entrenador personal para controlar su entrenamiento no confía a su vez en un wearable, y viceversa”.

 

Según el técnico, la digitalización ha contribuido a que la gente tome conciencia de la necesitad de realizar actividad física, “y las apps han ayudado a motivar a las personas”, pero la “única función que los preparadores físicos podemos aprovechar de los wearables es su capacidad de monitorizar algunas variables cuando el instructor no está presente en el entrenamiento”.

 

Ahora bien, según este entrenador, a partir de ese momento ya no se está ofreciendo un servicio de “entrenamiento personal sino una prescripción de actividad física más o menos detallada”, matiza. Es algo con lo que coincide Florensa, al defender que “la tecnología sirve de apoyo al técnico, pero jamás es complementaria”. Para Alvarado, el valor real que estas aplicaciones tienen en su trabajo es que “posiblemente gracias a estos los sistemas que miden su actividad, el cliente decida dar un paso más y contratar a un entrenador personal”.

 

Es una visión que también comparte Paco Luna, quien afirma que “las apps aportan datos que motivan a los usuarios, pero tarde o temprano se estancan. Es ahí cuando deciden ponerse en manos de un profesional que les haga progresar”, explica. Este técnico tiene claro que su trabajo, apoyándose también en estos dispositivos, tiene una tasa de retención de en torno al 70%, una cifra que contrasta con las cifras de retención de los gimnasios, que están alrededor del 40%.

 

Entrenador personal recurso 650
Los profesionales consideran que el futuro de la tecnología en los clubs de entrenamiento personalizado está en la epigenética.

 

A diferencia de los clubs de fitness que utilizan las aplicaciones para fidelizar, los preparadores físicos no se apoyan en las tecnologías para retener clientes”, sino en la personalización de su sesión. De ahí que los técnicos consultados por este medio no den gran relevancia a los dispositivos y aplicaciones para hacer ejercicio.

 

Sin embargo, más allá del uso que los entrenadores hagan del Big Data y de las plataformas tecnológicas, la realidad es el usuario final cada vez dispone de una oferta más amplia de aplicaciones que se presentan como sistemas que sustituyen al entrenador. Es el ejemplo de Fitstar, una app de entrenamiento personal para el hogar.

 

Otro ejemplo es Moov Now, una pulsera inteligente con un sensor de movimiento  para corregir malas prácticas, optimizar el rendimiento físico y evitar lesiones. Stepp, de VST Tecnology, también estudia la forma de correr y cuenta con una voz que advierte al corredor en tiempo real sobre si hay peligro de lesión por hacer mal algún movimiento.

 

Ante esta situación, ¿cómo pueden los centros de entrenamiento personal marcar la diferencia? Health Club Management prevé en su publicación Handbook 2017 que los gimnasios se asociarán con compañías expertas en el análisis del ADN para crear un programa que prescriba actividad física en función de la genética del deportista.

 

Según Florensa el futuro de la tecnología en los clubs de entrenamiento personalizado está en la epigenética. “Este tipo de clubs son centros de salud, y en este sentido el futuro está encaminado a ofrecer un sistema que dé información a nuestros clientes sobre qué predisposición tienen a sufrir lesiones o enfermedades en función del estilo de vida que tengan”, detalla Florensa. “Es un método que el doctor Ricard Pruna ha puesto en práctica en el FC Barcelona y que aspiramos a ofrecer algún día en Koa Center”, avanza.

 

 

 

Las apps para contratar entrenadores, nuevo filón 

 

El éxito de las aplicaciones de entrenamiento ha originado un nicho de mercado que algunas apps ya han empezado a explotar, como es el de la contratación de preparadores físicos. “Empezamos porque los entrenadores no tenían una herramienta de marketing para darse a conocer”, explica Diego Moya, el consejero delegado de la plataforma Entrenarme. “Lo que buscamos es aumentar nuestra cartera de clientes posicionándonos bien en buscadores”, argumenta Miguel Rojo, uno de los técnicos mejor posicionados en la aplicación, junto a Luna y Alvarado.

 

Según el director de Performa, es en este segmento donde las tecnologías “han cambiado la manera en la que un entrenador personal se da a conocer, promociona y consigue captar cliente" pero no "el modo en la que diseña sus entrenamiento, monitoriza la actividad física y establece los cambios y progresiones oportunas”, remarca.

 

Diego Moya no cree que las aplicaciones para contratar entrenadores tengan un éxito pasajero, y confía en que crecerán en la medida en la que los usuarios confíen en la figura del entrenador personal. "Los wearables han ayudado a que la sociedad esté más preocupada por la salud, pero falta ir un paso más allá y que el entrenador personal se consolide como la figura profesional para la interpretación de los datos de estos dispositivos", apunta.

 

bannerebookpalco23_800x90

La semana fuera de juego
Publicidad
...