Líder en información económica del deporte

Clubes

El Barça negocia con la banca la renovación de líneas de crédito por 50 millones

El club, que cerró 2017-2018 con un resultado operativo (ebitda) de 177 millones, tiene desde hace un año pólizas por 84 millones de euros con diversos bancos. Está negociando renovarlas para no comprometer su posición de tesorería de cara a finales de año.

Palco23

18 jul 2018 - 09:40

El Barça pide 100 millones a CaixaBank y Sabadell para pagar nóminas

 

 

La tesorería continúa siendo uno de los principales quebraderos del FC Barcelona. El club ha iniciado conversaciones con distintas entidades financieras para renovar sus pólizas de crédito, que a comienzos de 2017-2018 sumaban unos 84 millones de euros. Las reuniones con la banca han empezado ahora y el club las sitúa dentro de la normalidad de las negociaciones que mantiene cada verano para disponer de mayor liquidez; en concreto, 50 millones de euros. El objetivo es, sobre todo, disponer de este recurso adicional de tesorería a finales de año.

 

En ningún caso, asegura un portavoz blaugrana, han solicitado 100 millones de euros para afrontar pagos tributarios y correspondientes a las nóminas del primer equipo, que se concentran en los meses de junio y julio. La información, adelantada por El Confidencial, apuntaba que en la operación estarían involucrados más bancos a parte de CaixaBank y Banco Sabadell.

 

Es la segunda vez en los últimos meses que el club presidido por Josep Maria Bartomeu recurre a la banca para obtener liquidez. Como ya publicó Palco23, en junio de 2017 se convirtió una línea de crédito de 20 millones en un préstamo con vencimiento a 2023, nuevamente para atender al elevado volumen de compromisos que se concentran al cierre del ejercicio.

 

En paralelo, la dirección financiera también renovó dos de sus pólizas de crédito y firmó dos más adicionales. A comienzos de 2017-2018, el Barça tenía un límite de 84 millones de euros con estos servicios adicionales, según consta en la última memoria anual. Hoy, los máximos responsables de la parcela son el directivo Enrique Tombas, que actúa como tesorero, y el director del departamento, Pancho Schröeder.

 

 

 

 

El inicio de estas negociaciones ha trascendido unos días después de que la junta directiva anunciara el cierre provisional del ejercicio, con unos ingresos récord de 914 millones de euros. No obstante, el beneficio neto de 2017-2018 fue inferior al previsto (pasó de 21 millones a 13 millones de euros) y el más bajo desde 2012, pese a que el resultado de explotación se cumplió respecto al presupuesto (32 millones) y el ebitda fue de 177 millones. Es decir, que finalmente podrían haberse producido mayores costes financieros de los previstos.

 

Desde el ascenso de Bartomeu a la presidencia, el recurso a la financiación bancaria ha sido habitual. En 2014, por ejemplo, tuvo que pedir un aplazamiento en las cuotas pendientes de liquidar del crédito sindicado por un total de 51,67 millones, ante la necesidad de acelerar fichajes por la sanción de la Fifa. Ese importe se acabó abonando entre 2015 y 2016, cancelando el préstamo de 155 millones que el expresidente Sandro Rosell solicitó en 2010 ante la situación con que se encontró el club.

 

Ahora, a las obligaciones de pago con los futbolistas y proveedores, se le suman las importantes cuotas acordadas con Borussia Dortmund y Liverpool FC. El equipo alemán tiene que recibir 35 millones por Ousmane Dembelé, después de un pago inicial de 70 millones el pasado verano; el subcampeón de la Champions League, por su parte, tiene que cobrar 35 millones ahora y otros 35 millones en junio de 2019.