Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información sobre nuestra: Política de cookies

Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información sobre nuestra Política de cookies.

Líder en información
económica del negocio
del deporte

Jueves, 25 Mayo 201716:27:20

Buscador

Menu
Blog

Por qué Luis Rubiales debe seguir en AFE

La jornada de ayer representa mejor que nada la derrota de Luis Rubiales. El presidente de la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE) trató de amenazar con reventar el tramo final de liga para que las reivindicaciones del sindicato fueran atendidas. Sin éxito, por intervención de la Audiencia Nacional. Ahora bien, el dirigente contaba con el respaldo de todos sus afiliados y es cierto que es la única arma de presión con que contaban los jugadores antes de que el Congreso ratificara el Real Decreto Ley que regulará la venta centralizada de derechos de televisión.

 

Por ello, Rubiales no debe dimitir, al menos hasta que negocie por la vía del convenio colectivo las reivindicaciones de los futbolistas. Sería su última gran aportación a un sindicato que, si bien es necesario, en los últimos años también ha sufrido críticas internas por cuestiones como la desvelada por Palco23, que refleja una estructura donde se gasta más dinero en sueldos que en ayudas al propio colectivo.

 

El exjugador llegó a la presidencia de AFE en 2010 y le ha tocado defender los intereses del colectivo probablemente en la peor etapa de este deporte en las últimas décadas. Por ello, Rubiales no podrá encontrar un broche mejor a su hoja de servicios que recuperar el diálogo y restablecer los puentes de diálogo con la LFP. No es sencillo, porque las rencillas personales con Javier Tebas son evidentes, pero el bien del colectivo debería estar por encima.

 

¿O no sería un gran logro para él que el convenio recoja una mejora de los fondos para ayudas a los futbolistas retirados y una garantía de que el pago de salarios atrasados tendrá la misma prioridad que Hacienda y Seguridad Social? Es cierto que no estarán recogidas en la legislación, pero un clima de entendimiento debería disipar cualquier duda sobre el cumplimiento de los acuerdos que queden plasmados negro sobre blanco.

 

Probablemente AFE se haya pasado de frenada con la convocatoria de una huelga bajo el único argumento real de que no se le daba suficiente dinero, pero aún tienen una oportunidad de oro para enmendar su error. Si el sindicato ha sido utilizado por la Real Federación Española de Fútbol (Rfef) en su lucha de poder con la LFP merece otro debate, pero eso ya merecería un capítulo a parte.

...